¿Y de qué color las paredes?

Fotografía de Pinterest
Fotografía de Pinterest

Cuando decidís comenzar con la decoración de la habitación de tu bebé, un grave error sería comenzar por pintar las paredes. ¿Por qué digo que es un grave error?

 

Bueno, porque es más fácil encontrar una pintura que se adapte al edredón que elegiste en lugar de encontrar un edredón que se adapte a la pintura con la que pintaste. Ahora, una vez que lo elegiste tu edredón, hay que escoger la pintura de las paredes.


En el caso de esta habitación, se escogió el mismo color verde de los detalles del edredón para el color de las paredes. Esto hace que el espacio se vea coordinado.

La cuna en color blanco, da un aire de frescura y amplitud en la habitación.


Para las habitaciones de bebé, siempre es una recomendación elegir tonos muy suaves y muy pasteles. Eso cumple con dos funciones: si la habitación es pequeña, se verá más amplia. En segundo lugar, esto hará del espacio un lugar más calmo e íntimo para mamá y para bebé.

Un color neutro en las paredes permite resaltar el edredón y los accesorios de color del espacio. 

 

Paleta de colores: beige verduzco, café madera, rosado, vino y blanco.

Fotografía de Pinterest
Fotografía de Pinterest

Colores que no se recomiendan: morado intenso, fucsia o magenta, amarillo intenso, verde perico y colores así por el estilo. ¡Te sorprenderías de ver lo que nosotras hemos visto! No te confundás, si esos colores te hacen sentir cómoda, ¡adelante! Me refiero a que usualmente son colores que a la mayoría de la gente les disturba su paz. Estos son unos ejemplos: 

Fotografía de Pinterest
Fotografía de Pinterest
Fotografía de Pinterest
Fotografía de Pinterest

Ahora, es importante que cuando vayás a escoger la pintura, llevés el edredón o el protector o algo para hacer una elección atinada. Siempre hay un color claro que es el que hay en mayor proporción en el edredón. Puede ser un beige, un crema, un celeste muy pálido o un rosa dependiendo de tu elección. Es el color que hay de fondo.

Te recomiendo: buscar ese exacto tono en la cartilla de colores. NO escojas ese mismo color para las paredes, no resaltaría para nada tu decoración. Podes optar por elegir un tono más claro o un tono más oscuro, depende de tu gusto.

No elijás más allá de dos tonos más oscuros, pues ya se perdería la conexión con el color. La idea es transmitir que el color de tu pared está bien pensado.

Siempre recordá elegirlo basado en la iluminación de tu habitación.

 Andrea Madrigal Salomón



Escribir comentario

Comentarios: 0