Reflexion navideña

Algunos de ustedes me conocen, otros no lo hacen aún. Hace nada era yo quien corría para tener el árbol listo, las bombillas encendidas y los regalos envueltos. Parece que fue ayer cuando iba a ver juegos de pinturas a las tiendas y escogía mis regalos para que El Niño me los regalara. 
Ahora soy interiorista. Ahora no sólo decoro mi casa sino que les ayudo a ustedes a tener una casa bien decorada. Y parece como que si el tiempo no hubiese pasado, como si hubiese sido ayer. Hace nada pasó todo eso y ahora... Ahora soy adulta. Ya a mediados de mi segunda carrera, con planes de futuro y hace nada era bebé, al igual que el suyo. APROVECHEN A SUS BEBÉS MIENTRAS ESTÁN CHIQUITOS...
Los niños son niños durante muy poco... En un abrir y cerrar de ojos son adultos y parece que el tiempo no pasó. Disfruten cada momento que pueda. Esta es una época de felicidad, de compartir, de alegría. Cuando hay un niño en casa, la ilusión de la Navidad vuelve. Disfrute cada día de felicidad y alegría, porque recuerde: algún día llegarán estas fechas y la ilusión nunca más será la misma.